Durante las fiestas de diciembre se instalan en el centro de la ciudad los famosos puestos de buñuelos. Se trata de una especie de tortilla muy delgada y quebradiza de más o menos 50 cm. de diámetro.

Se venden rociados o remojados de miel y se sirven en platos muy sencillos, que después de haber sido usados se rompen a la usanza indígenaen recuerdo de la fiesta azteca de Atemoztli, en la que cuentan que se rompían los platos, cacerolas y ollas.

Lo anterior se hacía en espera de Dios niño, quien traía una nueva vida al amparo del amor y la felicidad.

Tal vez los buñuelos sustituyan a las figuras de maíz y hongos que se comían en la noche indígena. La costumbre perdura aunque con algunas modificaciones o deformaciones propias de la época.

Otra versión dice que los platos se rompen en recuerdo de una gran epidemia de cólera que sufrió la Ciudad de Oaxaca y que para evitar su propagación, los utencilios de los enfermos se rompían una vez recuperada la salud, como manifestación de la alegría.

Los invito a saborear estos ricos dulces y que al terminar se lleven el recuerdo de esta tradición y la platiquen a familiares y amigos.

Contáctanos

Desde 1999 somos la guia turistica y comercial del Estado de Oaxaca. Lo invitamos a promover su negocio o empresa turistica a través de nuestro sitio web.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…