Los oaxaqueños tenemos por costumbre tomar nuestro chocolate ya sea en el desayuno o cena. Esta riquísima bebida caliente la acompañamos con "pan de yema" o "pan amarillo".

Existen dos formas de preparlo, ya sea a base de leche o sólo con agua, cualquiera de las 2 presentaciones son una delicia al paladar.

El chocolate, un legado prehispánico

Los Aztecas consideradan al chocolate como un afrodisíaco y su emperador, Moctezuma supuestamente lo bebió cincuenta veces al día de una copa de oro. Para ellos el chocolate era La bebida divina, con la cual se acumula resistencia y se combate la fatiga. Una taza de esta bebida preciososa permite a un hombre caminar durante un día entero.

Los investigadores relatan que la entrada del chocolate a la cocina se dio en el siglo XVI, con los casamientos entre gente de España y México, entonces vivió también el mestizaje y comenzó a mezclarse con azúcar y perfumarse con especias (vainilla, canela o pimienta). Se servía caliente con frutos secos, solo o con leche.

Los europeos lo encontraron fascinante y el chocolate llegó a ser exclusivo de reyes y sus cortes. Más tarde, se convirtió en manjar de todas las mesas, gracias a su sabor y versatilidad.

Un poco de historia

El cacao, proveniente de Chiapas y Tabasco, se mezcla con almendra y canela, y se muele para convertirlo en crema de chocolate. Después se mezcla con azúcar y se introduce en otra máquina, que convierte la crema en polvo fino. El polvo se prepara a gusto del comensal, mezclado con nuez o vainilla. Se toma disuelto en agua hirviendo y se bate con el molinillo para que tenga espuma.

Se trata de una bebida prehispánica. Según la mitología tolteca, el cacao, o "cacahuaquahitl" era el árbol preferido de los dioses, que lo cuidaban celosamente porque de él se extraía una bebida reservada sólo para su deleite. Quetzalcóatl se la regaló al pueblo Tollan, pero la bebida sólo se servía a sacerdotes y altas jerarquías.

Por salud

El chocolate también tiene fama de ser buen remedio: reconforta el estómago y el pecho, mantiene y restablece el calor natural. Otros efectos beneficiosos sugeridos incluyen efecto anticanceroso, además, es infalible para curar problemas circulatorios, migraña y gastritis. Un efecto afrodisíaco aun debe probarse.

Su carácter incitante se debe a que los ácidos grasos del chocolate ejercen un papel estimulante en la producción de endorfinas, que regulan la respuesta del placer y mejoran el estado de ánimo.

Así es que, ya sea por rendirle honor a la tradición o para ponerse de muy buen humor, nunca está de más una taza de chocolate y si es de oaxaca, mejor!.

Contáctanos

Desde 1999 somos la guia turistica y comercial del Estado de Oaxaca. Lo invitamos a promover su negocio o empresa turistica a través de nuestro sitio web.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…